"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

viernes, 17 de octubre de 2014

PROGRAMAS SOBRE BUEN TRATO ANIMAL EN CENTROS ESCOLARES

Buscando en la red no se encuentran con facilidad programas escolares sobre protección animal que puedan servir de ayuda a aquellos que abordan esta tarea por primera vez. Comparto mi experiencia por si a alguien le puede valer, al menos como impulso.

Las Bases
A la hora de elaborar estas actuaciones, ser honestos, es decir, sinceros y congruentes, transmitiendo desde el conocimiento y también desde la experiencia. Yo parto de mi formación en bioética, y hablo de protección animal porque la llevo haciendo desde adolescente. No se puede hablar de lo que no se conoce ni se ha vivenciado.
Alguna ventaja tenía que tener la licencia que te da para afirmar de viva voz por ellos, que los Animales sufren debido a la necedad humana, tras haberles rescatado de situaciones de maltrato y abandono, tras haber curado sus heridas físicas y psicológicas, tras haberlos visto renacer y otras veces morir, pero al menos habiendo intentado salvarles y estando a su lado.
Ahora bien, de entrada, ya lo digo en el título de este artículo, seamos positivos: nuestra intención cuanto más clara se exprese mejor saldrá. Vamos a prevenir el maltrato, de acuerdo, pero partiendo de fomentar el buen trato o trato ético a los demás Animales, ¿me explico?

Hay diversas asociaciones protectoras que acuden a las aulas desde hace años. Cuentan sus experiencias, explican lo relativo a las adopciones, y algunos incluyen contenidos sobre veganismo y otros aspectos de nuestra relación con los demás Animales.
Nuestra pasión en estos temas sirve para transmitir y animar, pero con cuidado: aconsejo hacerlo exentos de cualquier tipo de fanatismo, no se trata de reclutar a nadie. La ética y la ciencia ya dan argumentos de peso que avalan estas intervenciones.
En general, se evita llevar ante este tramo de edades tan sensibles imágenes impactantes sobre maltrato, de hecho desde el punto de vista psicológico es contraproducente.
También se debe sopesar el hecho de trasladar temas concretos sujetos a polémica por sus connotaciones económicas o políticas, como sucede por desgracia en nuestro país con la tauromaquia.
Y sobre la conveniencia de acudir con Animales a los colegios, no olvidar dos variables muy importantes: La primera, no causar estrés a los Animales, si están acostumbrados e incluso disfrutan con ello, adelante. La segunda, comentarlo previamente al organizar las intervenciones, por ejemplo puede haber alumnos con problemas alérgicos no tratados, y no hay necesidad de tener enfrentamientos con sus padres.

Además de considerar todo esto, como iré explicando yo le doy un enfoque diferente, fruto de mi trayectoria personal, evidentemente. He comentado en anteriores ocasiones mi experiencia en las aulas en materia de salud. Para mí lo más importante de estas vivencias es que me impliqué de lleno en todo el proceso, no es solo llegar y dar una charla y marcharse, sino hacer un proyecto modesto pero decente y colaborar en la programación y elaboración del mismo, cosa que implica evaluar para mejorar constantemente y actualizarse en función de aquellos que tenemos delante.

Asimismo he abordado temas nada sencillos, en todos los ciclos, y actuando en los tres pilares de la COMUNIDAD EDUCATIVA: alumnos, padres/madres y docentes. No es lo mismo dar una charla a Niños de 6 años, que a padres de adolescentes de 15, que a profesores, etc. Y de todo he procurado siempre quedarme con lo mejor de todo lo vivido. Estas cosas no compensan de otro modo, ni por dinero (se hacen gratis si quieres hacer algo, porque de presupuestos anda escaso todo el mundo), ni por currículum. Al contrario, nos llevan a invertir mucho tiempo, que a veces hay que sacar de donde se puede y en ocasiones ni se agradecen por parte del centro. Eso sí, en su mayoría con suerte quedan todos contentos, te ponen colorada a aplausos y te agasajan con una caja de bombones (ñam, ñam). El entusiasmo de nuestras generaciones futuras es la mejor recompensa. Si bien por norma, mi máxima es hacerlo lo mejor que se y no esperar nada, pretensiones cero. Lo que tenga que germinar a partir de ahí, será.

Sobre Educar
Antes de pasar a lo que nos ocupa y para que se hagan una idea más aproximada de lo que me ha traído hasta donde estoy en este campo, comentar de pasada los temas de esa etapa como enfermera comunitaria en las aulas (especializada en pediatría, también es verdad): Programa de prevención de accidentes infantiles para docentes en primaria. Apoyo a las AMPAS desde Infantil a secundaria con diversos temas de salud (nutrición, masaje infantil). Programa de educación Afectivo-Sexual para jóvenes en secundaria. Y más recientemente, intervención sobre movimientos sociales a favor de los derechos animales en centros universitarios.

A la educación Afectivo-Sexual es a lo que más tiempo dediqué, porque fueron actuaciones continuadas durante varios cursos y en varios centros de educación secundaria. Mi formación previa al respecto empezó en la universidad, y puesto que la prevención durante la adolescencia estaba en boga cuando comencé en pediatría, precisamente por haber sido la gran olvidada, los cursos postgrado no faltaban. Esto era para que luego se fuera a las aulas, porque no todos los profesionales se atrevían a semejante empresa, lo daban por bueno pero dejaban “que fueran otros”. Y a mí me gustaba lo original, los territorios poco explorados, digamos que me venía a medida.

Recuerdo un taller específico donde el sexólogo nos daba una idea clave a la hora de ofrecer un programa que fracase o que tenga posibilidades de éxito: LA MOTIVACIÓN. Hoy día es un concepto que se maneja con más frecuencia, por ejemplo desde el Coaching, pero hablo de hace unos 10 años.
Nos contaba que los programas se basaban en “no te embaraces”, “no te contagies”… ¡el dichoso miedo! y pese a que los medios anticonceptivos cada vez eran más asequibles y cercanos, los jóvenes seguían manteniendo conductas de riesgo. ¿Tanta información no les sirve de nada? Pues no.
Ponía este símil: Por nuestra parte, parecía que estábamos haciendo como en la paella, si vamos a hacer paella, ¿qué necesitamos? Arroz. Pero eso solo no sabe a paella, así que le ponemos más arroz. Y así sucesivamente, sin conseguir que sepa a paella. Habrá que poner más ingredientes. Pues un programa educativo no puede constar solo de información, y más información… ¡sobre todo si con ella se asusta a la gente! Se precisa motivar y ofrecer actividades que complementen a la necesaria información.
Y otro dato importante: que seamos veraces. Eso nos lleva a otro paso básico: comprobar qué falsas creencias rodean al tema, cuál es su influencia en las actitudes de la gente y actuar en consecuencia. Si en el caso del sexo hay cantidad de tabúes y falsos mitos, entre otras cosas para que el papel de la mujer siga un curso inferior, con los demás Animales es también evidente: históricamente se les ha considerado criaturas inferiores para justificar la manera en la que la especie humana se ha servido de todos ellos. En el caso de los Niños, desde las protectoras nos vemos constantemente en la necesidad de combatir falsas creencias respecto a la transmisión de enfermedades, alergias y agresiones.

Desde el 2000 llegaba yo, animando a los jóvenes a que vivan una sexualidad plena, a que desarrollen esta energía positiva como seres sexuados que son (esto es inevitable, lo vives con naturalidad o lo reprimes) Y me dicen en sus encuestas que han descubierto que el sexo no es malo (¡les habían inculcado lo contrario!), que es importante partir del respeto a uno mismo y a tu pareja, etc.… Y yo pensaba que con que a algunos de esos chavales les llegara una chispa de luz, para no hacer lo que no quieren hacer ni obligar a nadie a no hacer lo que no quiera, ya era mucho lo conseguido. Y casi me "queman en la hoguera" en un colegio conservador… Ay, la doble moral. Ay, el peligro de decir a los jóvenes lo mucho que valen como seres humanos.

Porque la intervención educativa se encamina hacia los conocimientos, las habilidades y las actitudes. La idea es mejorar, avanzar si. Y avanzando más, evolucionar, permitir que el otro discrimine y despierte, para ello los educadores debemos respetar la naturaleza del educando, sin contaminar (acabemos con las muchas maneras y costumbres que hay de alienar), ofreciendo aquello que está preparado para entender. Porque cada uno aporta sus opiniones y con ello se influencia en otros, pero nuestra influencia se debe basar en dar herramientas, en sacar a la luz dudas razonables para reflexionar y ayudar a contemplar la vida desde el Ojo del Corazón mientras uno es un libre pensador. No hay nada más bello en este campo.
El educador también ha de ser Holístico: proporcionar curiosidad a las mentes, impulso a las energías, sonrisas a las emociones, paz en las almas. Y, lo reconozco, les hablo de Terapia Floral, soy la autora de un libro al respecto en Animales, es normal y conveniente que lo conozcan, además.

Recuerdo que educar, pese a una primera definición sobre formar, adoctrinar (del latín educare), se relaciona con encaminar, guiar (del latín educere), para obtener lo mejor de uno mismo. No se inculca hacia dentro, se estimula a sacar hacia fuera. El que enseña tan solo anima a descubrir, a despertar, desde el punto de vista de la Sabiduría Perenne, a recordar lo que ya se tiene, lo que se Es en verdad. No es que yo intente educar en valores, es que emerge del proceso per se.

Elijo educar en el AMOR (amarás al prójimo como a ti mismo). Ese amor y provocación que me recuerda José Luis Sampedro (chapó, Maestro) en un documental homenaje, esos eran sus principios tomados de Juan de Mairena, de Antonio Machado. Amor hacia los alumnos y provocación para que descubran por sí mismos, libres.

Animalistas por naturaleza, los Niños
Y ahora, a seguir abriendo caminos, diciendo que los Hermanos Animales (y Vegetales) tienen alma, que son Sanadores y Maestros, que como dice Eckhart Tolle son nuestros Guardianes del Ser. Y les recomiendo leer a Marck Bekoff, a Jesús Mosterín, a Kepa Tamames… Y quizá con eso tengamos circulando un maltratador menos. Aunque me exponga a diversas reacciones, he descubierto que soy bastante incombustible, sobre todo ahora que voy por libre (está muy bien coordinarse con instituciones y asociaciones, pero no es imprescindible).

Por cierto, a colación del tema del maltrato y las edades tempranas, les recuerdo lo siguiente:
Los Niños que demuestran crueldad con Animales dan indicios de que ellos están siendo víctimas de abuso y harán otras actividades criminales de adultos si no se actúa. La mayoría de los Niños, sin embargo, con la guía adecuada de los padres y maestros, se tornan sensibles al hecho de que los Animales pueden sentir dolor y sufrir y por lo tanto hay que tratar de evitar causarles tal dolor. Esto es un preventivo de la violencia en general y de la violencia en el seno familiar en particular.

Por otra parte, la contribución del Animal en la resiliencia (literalmente “saltar hacia arriba”, sacar lo mejor de sí mismo a raíz de superar un grave trauma) del Niño y del adolescente que ha sufrido abuso es de vital relevancia. El Animal no le juzga, es un confidente que le acepta tal como es, le expresa su afecto y entonces el Niño se siente digno de ser querido. El Animal le ayuda a aceptar de nuevo el contacto físico mediante las caricias y a mantener el contacto visual despojado por fin de sentimientos de impureza y de vergüenza. Facilita que recupere su confianza, que se abra para resolver las emociones que acompañaron en su día al dolor físico (miedo, culpa, incomprensión, ira…), que elabore de la mejor manera posible el suceso para que no quede colgado sin resolver en su inconsciente y comprenda al madurar que lo experimentado le lleva a un punto del camino donde lo mejor de la vida está por llegar si avanza con valentía y amor, libre de frustraciones y resentimientos. Una vez más, los Animales como Sanadores de las heridas profundas del alma humana. Nuestra deuda hacia ellos es inconmensurable.

Ejemplo de Programa Sobre el Buen Trato Ético a los Demás Animales
“LOS ANIMALES EN NUESTRAS VIDAS”
En la medida de lo posible, proponer actuaciones coordinadas que se dirijan y donde se implique a toda la COMUNIDAD EDUCATIVA, es decir:
El apoyo de los PROFESORES es imprescindible. En primer lugar, nosotros somos los que entramos en su medio laboral y por tanto ellos son quienes mejor nos pueden orientar sobre las necesidades educativas y la organización. Por otra parte, ellos pueden aprovechar nuestra intervención como apoyo de su propio programa escolar, en este caso en lo que se refiere a la formación en valores y al ámbito del Conocimiento del Medio y Aula de Naturaleza. Su colaboración garantiza el seguimiento y la continuidad de la actividad. Esto se puede ver facilitado desde los departamentos de orientación de cada instituto.

Respecto a los PADRES, son objetivo indirecto de la campaña de concienciación como receptores de los mismos valores que se intentan transmitir, junto a la necesaria información que compone el programa, dado que los Animales domésticos son adquiridos y cuidados en primer término por los adultos de la unidad familiar. El modelo parental es tan decisivo aquí como en todos los aspectos de la vida.

En su futura formación orientada al ámbito profesional, muchos de estos ALUMNOS se relacionarán directamente con este tema, desde las ciencias (veterinaria, biología, medio ambiente), letras (derecho animal, filosofía) o el campo empresarial (empresas relacionadas con el cuidado de los Animales).
Pero ante todo, para los alumnos, su relación con los Animales contribuye de manera crucial a su desarrollo emocional como futuros seres verdaderamente humanos. En concreto, durante la infancia y la adolescencia, crecer con Animales contribuye:
  • a la estimulación del desarrollo psicomotor y del lenguaje,
  • a enriquecer la comunicación no verbal,
  • a fomentar la imaginación y el desarrollo intuitivo, estimulando la inteligencia emocional,
  • a promover más altos niveles de autoestima y relación social,
  • a tener menos miedo y más sentimientos positivos,
  • a canalizar las emociones en general y responder de manera más equilibrada,
  • a realizar más ejercicio al aire libre y prevenir el sedentarismo frente a alienantes juguetes electrónicos,
  • a aprender sobre todos los aspectos de la vida... y la muerte.
Y todo esto es aún más relevante en los casos de Niños con necesidades educativas especiales debido a alguna discapacidad física y/o psíquica (en concreto sobre Psicoterapia Infantil Asistida con Animales, les remito a la obra del Dr. Boris Levinson)
Insistiendo en que un compañero de juegos NO es un juguete, pero eso depende del enfoque que dan los padres cuando adquieren el Animal (materialista o no).
Realmente, los Animales cuidan de los Niños y éstos encuentran en ellos a un confidente, cómplice y amigo en estado puro.

CHARLA “ANIMALES Y CONSCIENCIA”
Esta intervención puntual, en el futuro puede formar parte de campañas de concienciación que entiendo necesarias entre nuestros jóvenes, deseando que tenga una continuidad a lo largo de los cursos escolares, para fomentar la convivencia basada en el respeto y en el afecto entre ciudadanos y Animales.

OBJETIVOS: 
  • Favorecer la convivencia basada en el respeto y en el afecto entre ciudadanos y Animales.
  • Ofrecer a los jóvenes formación en valores universales basada en el trato ético a los Animales.
  • Acercar a las aulas y a la comunidad educativa los proyectos animalistas y conservacionistas.

CONTENIDOS:
Esta charla se elabora basada en una premisa:
“La ética consiste en que yo experimente la necesidad de practicar la misma REVERENCIA POR LA VIDA hacia toda voluntad de vivir que hacia la mía misma.” - Albert Schweitzer (Premio Nobel de la Paz 1952)

Entre nosotros y los demás Animales, existe un VÍNCULO por encima del mero placer de su compañía y del hecho de ser cuidados por nosotros, es decir, de la utilidad o de la dependencia. Nos sentimos atraídos por ellos desde un nivel profundo de nuestra psique, como amigos incondicionales y nexo con la Naturaleza => Recuperar y fomentar valores necesarios y emociones positivas: <-> Pertenencia <-> Naturalidad <-> Inocencia <-> Solidaridad <-> Empatía <-> Unidad <-> Conciencia <-> LOS ANIMALES NOS AYUDAN A SER MÁS HUMANOS Y A VIVIR EN PLENITUD

Se abordan estos temas desde la relación afectiva con los Animales:
  • Aspectos éticos, los animalistas en la historia contemporánea
  • Aspectos psíquicos, relación ancestral entre especies
  • La salud humana y las terapias con Animales
  • Cuidados básicos a los Animales
  • Adopción, compromiso para toda la vida
  • Actividades de Protección Animal

METODOLOGÍA EDUCATIVA:
DURACIÓN estimada de la charla: 55 minutos más preguntas.
MATERIAL necesario: Proyector para archivo en formato PowerPoint y pizarra (siempre un plan B, ¡la tecnología falla!).
DIRIGIDA preferentemente a alumnos de Secundaria, bien en el contexto de actividades que pertenezcan a la semana cultural del centro, donde puedan acudir voluntariamente o bien en cada aula, según se estime conveniente.

La EVALUACIÓN se realizará mediante observación. No se estima necesario recurrir a otros medios de evaluación como los cuestionarios. Por parte de la ponente se realizará una evaluación del programa educativo en torno a:
- Estructura: Organización, gestión del tiempo, adecuación de los medios empleados, asistencia.
- Proceso: Desarrollo de contenidos durante la sesión para el cumplimiento de objetivos. Valoración de la acogida por parte del centro escolar. Imprevistos que puedan surgir y cómo se resuelven.
- Resultados: Escucha y participación de los alumnos, comentarios de los profesores.

En el apartado final, se da una reseña de la persona que imparte las charlas y de otros RECURSOS, materiales o humanos, que se vayan a emplear en el desarrollo del programa.
A la hora de proponer actividades por ejemplo para alumnos de primaria (6 a 11 años), se adaptan los temas y se incluyen aquellas donde ellos puedan mostrar su creatividad, dibujando, etc. La participación es imprescindible, mientras los adolescentes se prestan al diálogo y al debate, en la infancia la máxima es aprender jugando. Pero cada uno es un mundo y a todos les gusta compartir sus experiencias personales junto a los Amigos Animales de su familia, por ejemplo.

Precisamente en educación sanitaria aprendí que “se aprende lo que se hace” y que “no hay que dar nada por ya sabido, es decir, por supuesto”. Tantos años enseñando a algo tan básico como respirar (auto cuidados para pacientes con asma) y haciendo talleres y talleres. Viendo que cada grupo es distinto, cada reto tiene su propio atractivo.
Afrontar esta labor con humildad y ganas de disfrutar, es fundamental. A comunicar se aprende comunicando, y sin miedo a las preguntas o a decir “no lo sé” cuando así es. El que habla en público no lo tiene fácil, aunque cuente lo mismo tres veces la misma mañana, pero el que está escuchando tampoco. Si eres capaz de transmitir, les llegas, y eso se consigue siendo cercanos y estando centrados. Al menos eso creo yo, desde mi vivencia. Les animo a ponerse manos a la obra, que tal como está el mundo, falta hace.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín.